Les comparto mi última y reciente columna en el Periódico de ColombiaMINUTO30 donde hago referencia al peligro que nos coloca el Gobierno por financiarse con el Eje del Mal, poniendo en riesgo a toda la región del continente y especialmente al sur de nuestro país. Grave situación geopolítica e internacional en ciernes.

 

La alianza de Argentina con el Eje Irán, China y Rusia por financiamiento cortoplacista a cambio de inversiones en energía nuclear, proyectos misilísticos y negocios en petróleo, gas y minería en situaciones desventajosas para el país, no sólo han tenido su correlato conocido, a través de la denuncia formulada por el fiscal asesinado Alberto Nisman, quién señalo a la Presidente Cristina Fernández de Kirchner de llevar adelante un Plan Criminal para encubrir a Irán por el atentado de la AMIA.

La revista brasileña Veja dio a conocer que Venezuela intercedió en un acuerdo entre Argentina e Irán para encubrir a los acusados por el atentado contra la AMIA, citando como fuente a tres funcionarios del gobierno del fallecido presidente venezolano Hugo Chávez hoy exiliados en Estados Unidos.

Según el relato de esos ex funcionarios venezolanos, durante una visita a Caracas en el 2007 el ex presidente iraní Mahmud Ahmadineyad pidió a Chávez que intercediera ante el gobierno de Néstor Kirchner para que Argentina “compartiera” su tecnología nuclear con Teherán y para que dejase de investigar a los iraníes por el caso AMIA.

Según Veja, la decisión de Venezuela de comprar deuda argentina en el 2007 y el denominado “caso del maletín” habrían sido formas de pago al gobierno argentino. El “caso del maletín” se desató en el 2007 cuando la policía detuvo al venezolano Guido Antonini Wilson con $800.000 no declarados en un aeropuerto de Buenos Aires, lo que generó un gran escándalo en Argentina.

El caso de la estación Espacial en Bajada del Agrío en Neuquen, en los que la Argentina cede operaciones secretas por 50 años resultan un claro y preocupante ejemplo, dado que, no sólo implicarían operaciones de uso civil, sino que además, surge la posibilidad de despliegue de combate por parte del Ejército Popular de la Liberación Chino de todo su sistema de Navegación Global de Satélites, posicionamiento, operaciones de comando y transmisión de datos, disparo de armas, misiles transatlánticos y logística militar global, similares a las tecnologías con que cuentan hoy Rusia y EEUU.

El Gobierno Argentino niega estas posibilidades y habla sólo de una tarea espacial que coloque satélites a futuro para investigaciones científicas y tecnológicas. Las cláusulas secretas del acuerdo con China, el secretismo y hermetismo que rodean este acuerdo, demuestran que hay mucho por esconder y no dar a conocer de modo transparente y de cara a la sociedad. De qué hablamos? Concretamente hablamos de otra cosa que es: la posibilidad de que se instalen misiles en el Sur del País apuntando a EEUU y otros lugares del planeta.

La dependencia económica sin control en la que el Gobierno de Argentina se encuentra para con China, viene a traer un foco de conflicto nuevo, peligroso e irresponsable al sur, con eje en nuestro país, que podría terminar en desenlaces bélicos. Los antecedentes de la guerra frustrada con Chile, el acuerdo por el Beagle y la posterior Guerra de Malvinas vuelven a poner en la zona un peligro potencial enorme y dramático.

Queriendo el Gobierno Argentino inútilmente como señala; desembarazarse del imperialismo reinante, toma medidas irresponsables y cortoplacistas, pero de gran impacto regional futuro, cayendo en los brazos de otro imperialismo nuevo y más inseguro, que nos convierte en el almacén y depósito armamentístico y misilístico del mundo.

Funcionaríamos así, como campo de batalla de los bloques de poder mundial, dando inestabilidad a la región, a la Patagonia y a las Islas Malvinas, situación esta que ya se advierte por el incremento militar dispuesto por Gran Bretaña en la Región y, la tensión que crece en una zona cara a nuestros sentimientos. Esto podría ser usado como argumento incluso por Gran Bretaña para no sentarse a negociar y dilatar como lo viene haciendo al pedido de Naciones Unidas de entablar conversaciones para zanjar el tema de la Soberanía de Malvinas
Ninguna inversión como la que nos ocupa puede ser buena si lo que viene a traer es semejante nivel de conflicto y peligro en la región. El Gobierno Argentino en su intento desesperado de financiar su régimen ignominioso, nos deja una herencia funesta y luctuosa de cara al futuro, que le ha resultado sencillo y rápido de concretar, pero que costará años poder encauzar sin costos y peligros mayores para adelante.

Debemos aún hoy pedir que se aclare este asunto, antes que sea demasiado tarde.

Nota realizada en http://www.minuto30.com/argentina-y-la-nueva-amenaza-global/321740/

 

Comentarios

comentario

Facebooktwittergoogle_plusmail